lunes, 18 de mayo de 2009

SI ME MIRAS TE ARREO CAPITULO FINAL


Llegue  al Púb. De Maria, allí estaba, yo iba con los ojos en lagrimados, no había dejado de llorar, solo pensar que por acostarse con una mujer, un hombre pueda mentir, ella nada mas verse me hecho a mis y me abrazo con mucha fuerza, e de decir que Maria y yo éramos dos buenas amigas, desde que éramos muy jóvenes, yo siempre había despertado en ella algo, pero no sabia el que, yo era tan loca como siempre, y ella atan cauta, en fin. Me puso un buen cubata, y le conté todo lo que me había sucedido, ella esta tan cabreada o mas d que yo, echaba peste de los hombres, yo le dije que no todos eran iguales, que por una mala experiencia, no se debe de juzgar, pero esta vez me habían echo mucho daño, una cosa es estar u rato con una personas y otro es mentir, la mentira duele mas que un tortazo.

Nos sentamos en un rincón y nos pusimos hablar, a recordar, nuestras conversaciones, ella me dio su mano, y agarro con fuerza la mía , y m dijo ¿para que queremos las mujeres a los hombres?, yo no entendía su pregunta, ni o que me quería decir, estaba muy aturdida, para comprender sus palabras,  yo necesitaba mucho cariño, en un momento de la conversación, ella me dijo que tenia que contarme un secreto, que lo estaba deseando contar desde hacia mucho tiempo, y que ahora no quería dejar de pasar esta oportunidad, yo me quede sorprendida por estas palabras, pero estaba dispuesta a escucharla.

 Fernanda, nos conocemos desde hace mucho tiempo, tu nunca me as visto con ningún chico, y seguramente no me veras nunca, yo no e querido contarte esto antes por que no quiero perder tu amistad, pero yo estoy enamorada de ti, y quiero que lo sepas, tu eres muy amiga mía, y no quiero perder esa amistad, yo se que a ti te gustan los hombres y por eso yo jamás te conté mi secreto,  pero ya no puedo mas y menos cuando te veo sufrir por ellos, lo que no entiendo es que tu nunca te hayas casado, y eso me hacia a mi muy feliz, por que mientras te conserves soltera , yo tendré siempre una oportunidad. Yo miraba a Maria ¡¡¡joder!!! se me estaba declarando, yo pensando en el mamarracho ese, y ahora en Maria, mi cabeza no podía pensar tanto, ni tan deprisa, me estaba volviendo loca, solo podía mirarla fijamente, cuando sin darme, cuanta Maria se acerca de mi y me da un beso, yo me quedo paralizada, a mí edad y con mi experiencia me quedo paralizada.

Peo lo que mas me extraño a mi, no fue la reacción de Maria, si no la mía, me acerque a ella, la abrace con todas mis fuerzas, y la bese, y no dejaba de besarla, y además no nos importaba que nos pudiesen ver, ella se quedo mas sorprendía, de mi reacción. Vamos Maria, vamonos de aquí. Nos fuimos a mi apartamento, las dos solas, como dos niñas agarradas de la mano, parecía que estábamos haciendo algo malo, pero no tan solo éramos dos mujeres, que se acababan de decir algo muy bonito, y lo mas importante, yo tenia que saber si realmente estar con una mujer me iba a dar placer, si yo había estado equivocada toda mi vida, total, nunca es tarde si haya que cambiar. Las dos solas esta vez teníamos que hacer las cosa bien, una vela, unas copas d champán, nos fuimos a ponernos un picardías, Maria estaba guapísima.

Me puse a su lado y me deje besar, cerré mis ojos y la abrace con toda mi fuerza, quería sentir algo nuevo, era mi primera vez, y al principio la sensación era muy rara, pero al instante me deje llevar Maria sabia como besarme, sabia como acariciarme, estábamos las dos, sumergidas cada una en la otra, no recuerdo que ningún hombre me besara como lo hacia maria, que sus manos me acariciaban como lo hacia maria, ella me decía que quería que yo hiciese lo mismo con ella, mis manos acariciaban sus pechos, sus muslos, sus partes mas intimas, a la vez que ella hacia lo mismo, quizás el champán, hizo el resto  nos estábamos dando placer, yo besaba con fuerza a maria y ella a mi, es verdad que teníamos un kit de sexo con todo lo que necesitabamos para darnos placer la una a la otra, y tengo que reconocer que no lo dimos, hacia mucho tiempo que no sentía tanto placer, y eso hizo que me excitara mas, la verdad que disfrute, con Maria, disfrute besándola, rozando sus pechos con los míos, su piel con mi piel, tenerla tan cerca de mi, pero algo me decía que solo lo íbamos hacer una sola vez, pro que sin amor no hay autentico placer y yo no estaba enamorada de Maria, o ¿si?, solo el tiempo contestara a esa pregunta.

A la mañana siguiente, deje a Maria durmiendo en mi casa, la deje una nota, diciéndola que todo había sido maravilloso, pero que lo nuestro no iba   a ningún camino, ya que yo no era bisexual, que era heterosexual, vamos que me gustan los hombres, pero que quería decirla que lo pase muy bien. Estaba mirando por la ventanilla de el autocar, me iba de viaje, tenia una semana de vacaciones, y decidí ir a ver a mi amiga a santiago de Compostela, necesitaba estar unos días separada de Madrid, de mis salidas y entradas, quería encontrarme a mi misma y saber que era lo que tenia que hacer con mi vida, y que mejor que salir de la gran ciudad.

Después e un viaje tan largo, pero a la vez corto, ya que estuve casi todo el viaje durmiendo, por fin llegamos a Santiago, el autocar paro en la plaza, me baje y busque mi maleta, tenia que cruzar por la plaza, para ir a casa de mi amiga, cuando de pronto sonó el teléfono, ¡¡era ella!!, la dije queseaba  muy cerca de su casa, pero mi sorpresa fue que ella estaba, muy cerca de la mía, ¡¡¡joder!!!, nos cruzamos, por el camino, yo larije que estaba una amiga mía en mi casa que fuese para ella que luego la llamaría, y ella, me dijo u abajo del piso en la tienda había una llaves que preguntase por paquita, que ella la iba a llamar, para que me diese la llave, nos intercambiamos la casa por una semana, no era mala la idea, así que decidí ir un poco mas tarde, no podía dejar de pasar ver la catedral de santiago.

Estaba subiendo por las escaleras para entrar cuando de pronto, un tio se me acerca y me dice que si soy de allí, yo me lo quedo mirando, ¡¡¡joder!!!, que cara de tonto tenia, pero de muy tonto, le digo que no, y le pregunto, que por que me lo pregunta, y el muy tonto me dice que hay, una tradición y es entrar, con el pie derecho, y meter la mano izquierda, o era entrar con el, pie izquierdo, y meter la mano derecha, ¡¡coño!!, pero que me dices ¿hay que entrar con un ritual?, el me mira y dice que si que es importantísimo,  que si no haces el ritual, el camino recorrido no vale para nada, que tendría que repetirlo, yo que veo que no se atreve a entrar, la gente que se empieza a poner nerviosa, no se me ocurre otra cosa que preguntarle ¿Cómo te llamas?, el me dice me llamo jorgito, el tio mas guapo e inteligente, de este universo, ¡¡coño!!, ¿tu eres jorgito?, el me mira y me dice ¿me conoces?, yo le miro le digo yo soy la Fernanda, y nada mas decirle esto le doy un empujón, y  justo le hago que entre dentro,  ni con la izquierda, ni con la derecha, se dio un culazo, que no pude disimular mi risa, ¡¡joder!!, tanto caminar para nada.

Fin

1 comentario:

pitusa38 dijo...

Lástima que sea hoy lo último que nos cuentas de tu vida, Fernanda.
Eres una mujer distinta, dabas mucho juego en este blog.
Auqnue no te comento a diario o no te dejo una firma, no es por que no me interese tus historias, querida Fernanda, te leo y me gustaría seguir leyendo, solo mi tiempo me oprime un poquito ultimamente.
Por tu forma de ser no has creado muchos amigos por aquí, pero yo no te juzgo, cada cual sabe el porque de su forma de actuar, los demás sacamos de contexto simplemente.
Es más fácil juzgar que vivir en el frente, ¿¿verdad???
Te brindo mi amistad, te deseo que seas muy feliz, con o sin hombres, tal vez eso sea secundario, mejor dicho afirmo que así es. Lo primordial eres tu misma.
Un beso de una amiga.
Monse