jueves, 3 de diciembre de 2009

HISTORIA DE UN VIERNES A LAS 12:00 (2º capitulo)






Desperté, en una habitación, no podía ver la ventana que daba a la calle, pero si podía ver la luz que atravesaba toda mi habitación, había una puerta entre abierta, y recuerdo un ventanal, si apertura, no podía mover mis pies, y mis dos brazos tenían puesto suero, y antibiótico, mi pecho estaba lleno de ventosas, estaba conectado a un aparato que no se su nombre, y tampoco me preocupe en saberlo, solo se que cada vez que entraba una enfermera lo primero que hacia era mirarlo, cada treinta minutos mas o menos entraban y me tomaban el pulso, y la tensión yo trataba de decirlas algo, pero me era imposible, tenia un tubo en la boca. Al despertar sucedió algo que me preocupo bastante y fue que entro una enfermera y me dijo que tal me encontraba, y puso sus manos en mis pies, ella tubo un impulso, pero ya había sido demasiado tarde, retiro sus manos de mi cuerpo, y yo no las sentí, en ese momento trate de moverme, pero no podía, esos primero momentos fueron de mucha angustia, empecé a recordar todo lo que me había sucedido. Recuerdo la lluvia, y que iba con mucha prisa, estabamos cerrando el mes y los objetivos estaban apunto de conseguir, mi trabajo consistía en la venta de pisos, y esa misma mañana tenia que cerrar una venta de tres chalet, ese iba a se un empuje para la economía de la agencia, mi jefe había depositado en mi toda su confianza, y me había propuesto para jefe de equipo, un sueldo extra para mi familia, la tarde anterior había proyectado todo, como llevar la conversación, que estratega tenia que seguir, marcar la necesidades del cliente, y lo mas importante como cerrar la venta, vamos me sentía el rey del universo, y ahora estaba hay tumbado sin pode moverme, estaba en la UVI, entre la vida y la muerte, sin poder moverme, en un segundo la vida te puede cambiar, y eso fue lo que a mi me sucedió, el tiempo para mi se acaba de parar.


Los primero días fueron muy duros, sobre todo cuando ves a la tu mujer, a tus familia, y la ves como no pueden aguantar el llanto, y uno trata de tragar saliva, en ese momento uno tienen que ser mas fuerte que ellos, por que saber cual es su sufrimiento, y lo importante es que estas vivo, eso s lo mas importante. Tengo que decir que hay tristeza, mucha tristeza, tan solo me permitían estar con ellos no mas de quince minutos y así estuve mas de quince días, yo solo pensaba en que cada día estaba mejor, que tenia que recuperarme, tenia las dos piernas rotas, ese era un motivo de que no las podía mover, tambien tenia varias fracturas no se si eran dos o tres costillas, eso me impedía poder respirar con normalidad pero lo peor de todo era un coagulo de sangre en la cabeza, las consecuencias no se sabían, había que esperar a que se fuese diluyendo o tenían que operar, y sin pronostico favorable, por ese motivo tenia que permanecer inmovilizado, solo quería dos cosas, dormir y ver a mi familia. Yo no era consciente de mi situacion ¿o si?, todos los días me hacia una pregunta ¿y ahora que?, gracias a dios mis deudas eran mínimas, salvables, era curioso y ahora después de un tiempo, recuerdo, que las cosas que me preocupaban, no eran las mas importantes, quizas por la vida que uno lleva tan acelerada, pero bueno no quiero adelantarme y quiero seguir contando la historia.


Las emociones que uno puede sentir en algunos momentos, son impensables cualquier noticia por muy pequeña que sea, puede ser un mundo. Después de un mes en la UVI, entro una enfermera, julia, y me dijo Emilio, hoy te tienes que levantar, no voy a decir que llore pero si la emoción se reflejo en mi. Como pude y con mis pies escayolados asta las rodillas, pude levantarme, y me vi los clavos que tenia, el coagulo de sangre había desaparecido, quizas un rayo de luz, una pequeña esperaza, la vida seguramente me había dado otra oportunidad, la vida nos da otra oportunidad sin saberlo, a mi con un accidente, pero a veces de distinta forma lo único es que nos no damos cuenta. Esa mañana me llevaron a una habitación, eso para mi fue como llevarme a otro espacio, ¡¡salir de la UVI!!, me sentaron en una silla, junto a la ventana, había un campo de fútbol, arboles, gente, había coches, todo eso que vemos todos los días, y que no sabemos apreciar, pero que después de un mes y días, de solo ver una pared, ver la calle, para mi era lo mas bonito. En mi habitación había un chico que había sufrido una caída trabajando tan solo llevaba tres días y solo sabia quejarse, de que no le gustaba estar en esa habitación, yo le miraba y pensaba para mi que suerte tengo de estar aquí, creo que desde ese momento mi vida cambio, justo hay empecé a valorar lo que significa la vida, no tenemos que despreciar nunca lo que la vida nos da, por que un día podemos cerrar los ojos y no ver mas, un día podemos cerrar los ojos y todo se acabo, entonces ya no podremos llorar mas, ni reír, ni sentir, ya todo se habrá acabado.


Ver a la familia fue fantástico, ver la alegría de mi familia, fue lo mejor, durante todo el tiempo que permanecí solo, una cosa cambio dentro de mi y era que no tenia que tener prisa, la prisa me llevo allí, y a partir de ahora ya no iba a tener mas prisa, tenia que caminar despacio, valorando todo lo que sucedía a mi alrededor. Estuve tres meses en el hospital, dos operaciones, rehabilitación, era ya como si estuviese en casa, los médicos no me daban el alta, hasta que no estuviese bien recuperado, la verdad es que salí del hospital muy frágil. Me levantaba me iba al gimnasio, comía, me dormía un poco por la tarde, alguna visita, y de nuevo la noche, así un día y otro y otro, una enfermera me dijo si no me gustaba Internet, ya la dije que no lo usaba, solo en el trabajo, me comento que había un sitio donde podía hablar con otras personas, así que me fui a la biblioteca, puse la dirección, no sabía como empezar, tenia que regístrame, allí había un montón de gente, personas desconocidas, aquello, me alegro tenia con quien hablar, sin moverme de mi sitio, no sabia como empezar, solo se me ocurrió de una forma y era poner mi nombre repetidas veces, y así empezó todo


Contiunara ..... el proximo viernes

1 comentario:

celia dijo...

Si que es verdad que la vida nos da otra oportunidad,yo recuerdo algo que nos paso a mi hermana a mi abuelo a una tia mia y a mi,estabamos de vacaciones en Cullera y decidimos irnos por la tarde a la playa los cuatro,hacia mucho calor con lo cual enseguida nos fuimos al agua, el mar estaba revuelto y resulta que la bandera avisaba del peligro pero no nos dimos cuenta y nos metimos mi abuelo mi hermana y yo, la unica que no se metio fue mi tia que se quedo tomando el sol,cuando nos quisimos dar cuenta estabamos dentro de un hoyo y las olas no hacian nada mas que cubrirnos, no se me olvidara el la vida yo era la unica que sabia nadar un poco y solo tenia once años y mi hermana siete, queria avanzar hacia la orilla y no podia y veia a mi abuelillo sujetando a mi hermana y hundiendose una y otra vez gritabamos socorro para que mi tia nos oyera y ella al final nos escucho y se metio tambien en ese hoyo ahora estabamos los cuatro, pero fijaos lo que es el destino que dias antes me habia hecho amiga de una niña que parecia jitana alli e incluso mi hermana y yo nos hicimos una foto en el agua con ella en la foto estabamos las dos de rodillas y ella estaba de pie con sus manos en nuestras cabezas y paso que este dia terrible cuando creiamos que ibamos a morir vimos que venian los socorristas a por nosotros, mi abuelo pobrecito le sacaron todo amoratado y nosotras llorabamos del miedo y la angustia vivida,pero lo que mas nos sorprendio fue saber quien aviso a los socorristas ,una niña morena ue parecia jitanilla fue corriendo a avisarnos dijeron y pense en mi amiguita, jamas la volvimos a ver pero cuando miro la foto se que fue nuestro angel y siempre lo sera gracias a ella estamos vivos y por eso siempre la recordare.